jueves, 14 de abril de 2016

martes, 4 de agosto de 2015

sábado, 1 de agosto de 2015

Lic. & Prof. E. J. Martínez-Avellaneda

EL LENGUAJE Y LA IDEOLOGÍA
Estudiar una ideología es estudiar el lenguaje en la sociedad. El uso del mismo en la urdimbre y trama del poder es el representante y sostén de su dominio. La vastedad de esa relación preponderante impera, en la serie de insinuaciones y enunciados que se integra en el lenguaje cotidiano, al que nos acostumbramos sin percatarnos. Ahí subyace el ardid lingüístico de sometimiento.
Es obvio, en la época actual, que la transmisión de una ideología dominante no solo se realiza por códigos lingüísticos. Hay otras estructuras condicionantes; imágenes, gestos y comportamientos sociales de rápidos arraigos tendientes al fin que persigue la ideología. Pero algo que no se puede negar es la potencia del habla, la escritura y medios afines sobre el mundo social.
Es arto difícil captar el significado de las expresiones de dominio en conversaciones y textos. Ya que su sentido queda en la mayoría de los casos, oculta por como se producen (expresan) y por como se recepciona (capta u oye). Esto es notable en el hilo de la vida corriente; la familia, escuela, trabajo, medios de comunicación y charlas con amistades.
No se pueden dejar de lado los sistemas de convicción; sociales, filosóficos, políticos y religiosos. Ellos son ideologías, las cuales son de capital trascendencia a considerar pues son móviles y puestas al día de acuerdo a como varían las circunstancias imperantes en el entorno.
Al descomponer y analizar el lenguaje en su estructura, notamos como muchas de las armazones de carácter doctrinal son de estructura narrativa. A guisa de ejemplo; las conversaciones diarias, la literatura en general, artículos periodísticos hablados o escritos, el cine, radio, TV. todo ello bajo la vestidura de la legitimidad. En las bromas, chistes que hacemos o recibimos a diario se nota, si estamos atentos, las presiones, la afirmación o negación de valores ideológicos que arraigan conceptos de dominio.
En el mundo, la inmensa mayoría de las poblaciones vive en regímenes dictatoriales. No obstante muchos de ellos se autodenominan como DEMOKRATICOS. Recordemos como el comunismo, fascismo, nazismo, siempre sostuvieron que se regían por el centralismo democrático; o sea el poder era central, un ser con dominio total, basado su gobierno en el mando omnipotente, omnipresente y omnisciente de un partido político que decidía quien gobernaba al pueblo. Esos partidos estaban apoyados en policías políticas, llamadas, Comisarías Políticas, Fascios o Gestapo.
En otros casos son gobiernos DEMOKRÁTICOS, en el que solo se expresan los de la misma ideología religiosa, segregando al resto de los no adherentes a esa fe. En las monarquías no parlamentarias el poder lo detenta una minoría privilegiada (aristocracia), en tanto en las monarquías parlamentarias de cuño democrático el poder lo ejerce el pueblo en general. Aunque ese pueblo debe cumplir con una obligación básica; mantener con sus impuestos a la nobleza.
En las monarquías de cualquier tipo el lenguaje denota su influencia sutilmente dominante. Los órdenes naturales se dividen en reinos: Reinos mineral, vegetal y animal y en ambientes religiosos, reino humano, esto para no colisionar con el reino de los cielos y dar a las monarquías terrenales una autoridad indiscutible y celestial. La influencia es también notoria en los cuentos, narraciones y fábulas infantiles. Hasta escritores nacidos y educados en países con modelo democrático/republicano, ensalzan las virtudes de toda clase de príncipes, princesas, reyes, reinas y valientes honestos y esforzados nobles.

Podríamos continuar, pero invito al lector a que busque por si mismo, palabras que usamos diariamente y que están por doquier en la tela del dominio ideológico.

sábado, 25 de abril de 2015

Lic. & Prof. E. J. Martínez-Avellaneda ®
LA ILUSTRACIÓN
2da. Parte
La demanda que pidió y exigió E. Kant, fue usar el razonamiento y cuestionar. Sapere aude, << atreverse a conocer>>. Ese fue su gran aporte, el no ofreció ni dejó sugerencia alguna de cómo todo su pensamiento podía ser realizado.
Fue Kant quien dio el primer paso, como el liberal democrático moderno. Muchos hombres y mujeres, fueron construyendo paso a paso la piedra clave de la libertad, sin la cual no es posible una verdadera democracia. Aún falta desterrar (por medio de la Ilustración), los obstáculos representados por; la avidez por los honores, la codicia por el poder, la ambición primaria que tienen en su poder oponerse a este proyecto sin fin del Cosmopolitanismo.
La naturaleza del ser humano debe ser educada para buscar la paz perpetua, no solo entre la humanidad, sino con toda la naturaleza, me refiero aquí: Al aire, el agua, la tierra en sí misma, a toda la flora y fauna, y a no dejar en el espacio exterior a la tierra desechos aeroespaciales.
La Enciclopedia cuya intitulación era: “Diccionario Razonado de Ciencias, Artes y Oficios”   la obra que destacó y dio unidad a la ILUSTRACIÓN. Fue dirigida por Diderot y D´Alembert siendo publicada entre 1751 y 1772. Constaba de 17 tomos de texto y 11 de láminas. Entre 1776 y 1780 se publicaron otros 7 tomos suplementarios (4 de texto, 1 de láminas y 2 de índices). Esta magna obra fue de moral humanista y se apoyaba en la razón para lograr el progreso de las ciencias y las técnicas desarrollando la ilustración que cambiaría al orbe.
A finales del último cuarto del siglo 20, la cibernética comienza a desarrollarse y a finales y principios del siglo 21, tenemos el gran envión de la Ilustración con la aparición de Wikipedia La Enciclopedia por excelencia, gratuita, libre y en perpetua revisión y actualización. La ilustración también la tenemos (no en láminas) sino en videos, conferencias, experimentos, enseñanza, arte, música y etcéteras; YOU-TU-BE (Tú también eres).
Los críticos de la ilustración, decían que lo que Kant buscaba, era un absurdo con un objetivo imposible, ya que la entera facultad del pensamiento se funda en el lenguaje. El lenguaje está formado y condicionado por su propio pasado, tradición y uso. Es precisamente el lenguaje con el cual Kant intentó llevar su crítica. Es la matriz, la razón de la malinterpretación, pues otros pueblos nunca captaran su mensaje.
Hoy a casi 250 años de la ideología Kantiana, esos juicios fueron desmantelados por la cibernética; hay traducciones gratuitas a todas las lenguas de forma inmediata, cursos de aprendizajes de idiomas con o sin tutores, de forma ágil y entretenida, se puede leer cualquier libro, bajarlo, copiarlo o almacenarlo en los ordenadores. En suma cada vez nos acercamos más a la sociedad cosmopolita.
Aún hay mucho que hacer y no podemos parar ni desanimarnos. Aquellos que quieran caminar juntos deben hacerlo, su recompensa está en el futuro de vuestros hijos y sus descendientes.
La lucha no es por clases sociales, eso sería dividir a la humanidad en buenos y malos, ni por creencias religiosas en el cual mi dios es mejor que el del otro. La lid no es por el creyente o el ateo, todos debemos respetar los puntos de vista de nuestro hermano. Pues todos somos iguales y con los mismos derechos que nos prohíben ancestralmente, luchar hermano contra hermano.

Nuestra lucha es contra lo que nos destruye, contra lo que solo desea que vivamos consumiendo lo que no es necesario y destruye nuestra naturaleza. Ilustremos en la ÉTICA al hermano. No es nuestro enemigo él es producto de lo que hemos creado con nuestra ignorancia. Eduquemos para que nuestros descendientes sean mejores y conscientes de sus deberes con todo el universo de seres y objetos que nos dan nuestra existencia y nosotros la de ellos.
Lic. & Prof. E. J. Martínez-Avellaneda ®

LA ILUSTRACIÓN
La Ilustración en español, Iluminismo en italiano, Aufklärung en alemán, Enlightenment en inglés, Lumières en francés. Este término es uno de los varios grupos de ideologías del mundo moderno.
La Ilustración ha sido, como ideario una de las más persistentes y divisivas. Comenzó en las transformaciones ideológicas del Renacimiento y se desarrolló enérgicamente por las revoluciones técnicas, económicas y políticas en Inglaterra en los siglos XVII y XVIII. Desde este origen pasa el movimiento a Francia, donde toma contextura más radical con el Enciclopedismo. De allí pasa al resto de Europa y América.
 A este movimiento debemos la concepción de “sociedad global”, o sea un renacimiento del Cosmopolitanismo.  El primero en acuñar el término cosmopolita fue Diógenes el Cínico en el siglo V ane. (Antes de nuestra época ane: se usa este término para evitar la confusión [aec, antes de la era común, que también puede ser entendida como antes de la era cristiana].
Esta concepción de “ciudadanos del mundo” es también una noción de la Ilustración, aunque todavía debamos recorrer un largo camino para comprender y dejar ese sentimiento de nacionalismo. Aunque hoy en día mucha gente de mentes liberadas y educadas aceptan que los pueblos desean y son capaces de cooperar, a través de las divisiones políticas creadas por las fronteras. El mundo es nuestra única casa.
La ilustración fue y es, según sus más notorios exponentes, un movimiento filosófico crítico, donde  es desplazada la metafísica (más allá de lo físico), siendo un camino abierto, de progresión continua y sujeto a un examen y reevaluación constante.
Como vemos, hay un muy claro sentido de la dirección al cual la humanidad se dirige, y el porqué; sin poner ninguna clase de límite para su futuro desarrollo.  Ser una persona de la Ilustración significaba y significa, ser crítico y el criticismo no funciona sin el uso de la razón. El filósofo alemán Emmanuel Kant en una réplica escribió: “La razón  permite salir a las    personas aún infantiles de su propia minoridad. La minoridad, dijo Kant, es la inhabilidad de hacer uso de su propio entendimiento, sin la guía de otro”.
Kant expresó que la minoridad, es como el andador de los niños en su aprendizaje de caminar. El andador intenta enseñar a caminar al niño. El andador que la sociedad provee son, las convenciones, la religión, los prejuicios, las tradiciones, que colocan al ser humano en una posición de ignorancia por negligencia propia (supina). El sistema da a las personas solo la ilusión de aprender.
Así es muy fácil aceptar esa condición, dejar que otros piensen por uno mismo. Si tengo un libro que tiene entendimiento para mí, un médico que juzga mi dieta por mí, un político que piensa por mí, un religioso que tiene consciencia para mí, un crítico que me da todo digerido y así continúa. Yo no tengo que hacerme problemas, otros lo hacen por mí.
La Ilustración permite que el ser camine por sí mismo, lo libera de los diques mentales que han sido erigidos para contenerlo. Le permite usar el hemisferio izquierdo del cerebro, el del razonamiento y limita el hemisferio derecho, el de los sentimientos. Estos dan respuestas que no se razonan: los dogmas, creencias, fórmulas, etc.; son los instrumentos mecánicos para el mal uso de las emociones, disfraces de la razón.

El NO uso de la razón, es la cadena que mantiene al ser en la minoridad. Para liberarse,   el debe pensar, criticar, investigar por sí mismo. Fue el poeta romano Horacio que dijo, “Sapere aude” Atreverse a conocer, para ello es indispensable usar la razón.